Recuerdo histórico (1894 - 2033)

Para entender la historia de nuestro Colegio es forzado referirse a los orígenes del mismo, que además por su desconocimiento tienen un interés especial. En esencia, es lo que intentaremos hacer, pidiendo disculpas de antemano por las imprecisiones que podamos cometer, ya que las fuentes documentales son escasas.

La necesidad de agruparse los médicos en grupos profesionales que defiendan sus intereses y reglamenten el ejercicio profesional, no es nuevo. Ya en la Edad Media los médicos se agrupaban en Cofradías o Asociaciones de Médicos y Cirujanos, sobre todo para luchar contra el intrusismo. Durante varios siglos, concretamente hasta 1898 que surge la primera Reglamentación legal de los Colegios Médicos, tal y como hoy los conocemos, los médicos continuaron agrupándose de distintas formas, con diversa suerte.

Universidad de Salamanca

En sus aulas se celebraron las primeras Asambleas Colegiales.

Salamanca fue pionera en la Organización Colegial, ya que después de crearse el Colegio Médico de Madrid en 1893, que fue el primero, se fundan otros seis colegios en 1894, entre ellos el de Salamanca. Aunque en un principio son agrupaciones colegiales privadas, reciben un respaldo oficial el 28 de junio de 1894. Un Real Decreto, que desarrolla un proyecto de Ley de Sanidad, en una de sus bases prevé que la Administración consulte sobre asuntos profesionales a los Colegios Médicos reconocidos por Real Orden.

A pesar de conocer estos hechos, en 1994 con motivo de la celebración de nuestro primer Centenario, iniciamos una investigación para poder dilucidar exactamente la fecha de la fundación. Ello no fue posible, entre otras cosas porque en el Archivo Colegial no se conservaba nada al respecto y el acceso a fuentes documentales de la época era difícil. Sin embargo, conseguimos encontrar un comunicado de la Dirección General de Agricultura, Industria y Comercio al Sr. Presidente del Colegio de Médicos de Salamanca, el 19 de diciembre de 1894, donde somos reconocidos como Corporación por la Reina Regente. Este hallazgo nos confirmó, de manera documental, lo que hasta ese momento eran rumores o comentarios, nuestro Colegio se fundó en 1894.

Por su importancia y curiosidad transcribimos literalmente dicho comunicado.

Ministerio de Fomento. Dirección General de Agricultura, Industria y Comercio.

Examinados los documentos que acompañaban la instancia que en diez y ocho de octubre último presentó ese Colegio en este Ministerio, teniendo en cuenta el objeto y fines que se propone, y encontrándolos dignos de encomio por tender a velar por los intereses morales y el buen régimen de la profesión médica; y considerando, además, que en muchos casos será conveniente conocer la opinión facultativa de ese Colegio en asuntos cuya índole caiga de lleno dentro de la esfera científica de los conocimientos de los Colegiados, S. M. El Rey (q. D. G), y en su nombre la Reina Regente del Reino, ha tenido a bien disponer se conceda al Colegio de Médicos de Salamanca el carácter de Corporación al servicio de los intereses generales y sin subvención alguna, en la inteligencia de que siempre estará a disposición de la Administración pública, para dar su opinión en los asuntos de su especialidad. De orden del Señor Ministro lo comunico a V. para su conocimiento y satisfacción. Dios guarde a V. muchos años. Madrid, 19 de diciembre de 1894

Nace así, a finales del siglo XIX, lo que se ha dado en llamar Colegio Médico ‘Libre’. Hasta 1998 no tendría el carácter Oficial del que hoy gozan todos los Colegios, ya que por Real Decreto de 12 de abril de 1898, se obligan a crear en todas las provincias del Reino de España los Colegios Médicos y a la colegiación obligatoria para poder ejercer la profesión médica.

Hospedería del Colegio del Arzobispo

Facultad 'Libre' de Medicina en el año 1894.

Curiosamente, los debates que se mantenían entonces en las Asambleas eran similares a los actuales: intrusismo, publicidad, colegiación obligatoria, certificaciones, protección social, cuotas, etc. A pesar del entusiasmo y adherencia existente, en las Actas de las primeras Asambleas el médico salmantino (suponemos como los demás) ya denotó la escasa afición a las Asambleas Colegiales, con poca afluencia a las mismas, siendo entonces los Médicos Rurales los que más asistían, a pesar de lo costoso que resultaba desplazarse antaño.

Aunque el Real Decreto de 1898, obliga ya a la colegiación, ésta no se hace efectiva hasta 1917. Se inicia un Listado nuevo de Colegiados, ya que la Administración obliga a inscribirse en los Colegios a todos los profesionales. En Salamanca, ya hemos dicho que había gran tradición colegial, quedaban pocos médicos al margen del Colegio. Esto ocurre bajo el mandato del Dr. José Bustos de Miguel. Se inscriben 308 médicos, todos los que ejercían en la provincia de Salamanca. El Dr. Ramón Acedo San Matías fue y es el que posee el número 1 de colegiado.

Hasta 1917, el Colegio de Salamanca era respetado y considerado, como agrupación profesional, pero su nivel de influencia político-sanitaria era limitado. Con la colegiación obligatoria y otras disposiciones legales subsiguientes, los Colegios alcanzan su máximo apogeo, siendo oídos y consultados en todos los foros sanitarios.

Y así continuó la andadura del Colegio de Médicos hasta nuestros días con mayor o menor relevancia, dependiendo de los avatares políticos de cada momento.

Como se puede ver, la necesidad de regular la profesión médica de manera colegial surge en la Edad Media con la propia aparición del ejercicio moderno de la profesión, costó bastantes siglos su fundación y afianzamiento; y quitando el entusiasmo de los primeros años fundacionales se viene cuestionando su existencia, desde los orígenes. No nos extrañe, pues, conociendo un poco la historia de los primeros años, que continúe en entredicho la propia existencia de los Colegios, a pesar de costar tantos siglos conseguir lo que ahora tenemos.

Salamanca, mayo de 2003
Juan Ignacio Zorita-Viota y Sanchez